Sexo Classic - pose misionero

Sexo Classic — pose misionero

Posición del misionero

Postura Misionero — es el más común entre los hombres posición sexual en la que el hombre está en la cima de una mujer acostada de espaldas. El nombre de este plazo, de acuerdo con una versión, fue dado por los misioneros cristianos, desde hace mucho tiempo esta posición era la única iglesia considera respetable. Aunque la Biblia y otros libros religiosos no fue un indicio de que el cristianismo prohíbe ciertas posiciones sexuales y otras posiciones distintas a misionero, reconocido pecaminoso. Misioneros europeos prestaron atención a la misma, cuando vieron a los nativos tienen formas de sexo no estándar. Este nombre se hizo popular en la segunda mitad del siglo XX.

La postura clásica versión misionera sugiere que una mujer se acuesta boca arriba con las piernas abiertas, y el hombre está en la cima, con las manos y las rodillas, no apoyarse en gran medida en todo el cuerpo de la mujer. Hay diferentes variedades de esta postura: una mujer puede elevar las piernas hacia el pecho, abrazo marido manos, las piernas se entrelazan alrededor de las caderas, poner los pies en los hombros, muslos hombres pantorrilla entrelazan. Cuanto mayor sea la chica levantará las piernas, más profunda es la penetración.

A pesar de que la posición del misionero es el más aburrido, es muy común en todo el mundo. Muchas parejas utilizan esta posición excepcional. Esto puede dar una explicación lógica: Esta posición permite que tanto los hombres como las mujeres para tomar sensaciones vívidas y disfrutar del proceso.

Además, en esta posición un número de otras ventajas.

Ventajas de la posición del misionero

Posición del misionero — uno de los pocos en los que las personas, hombres y mujeres están al lado del otro, que puede mirar a los ojos de los demás, para ver el socio expresión, besar, bueno escuchar los sonidos. Es una postura emocional para ambos lados. En esta posición la mujer las manos ocupadas y tiene más libertad, aunque la gente también puede utilizar sus manos para acariciar.

Con unos hombres ingle posición tal que se enfrentan con un clítoris femenino, con lo que su placer. El hombre en la posición del misionero controla su movimiento, así que usted puede tener gusto de traer y retrasar el orgasmo, y las mujeres, como la sensación de que está sujeto a la pareja, que lleva toda la responsabilidad durante el coito.

Posición del misionero no requiere ningún especial socios habilidades y flexibilidad, es más agradable e interesante de hacer el amor, la mujer entonces poco cansado y se siente relajado, mientras que en esta posición muchas mujeres llegan al orgasmo más fácil.

Posición del misionero es muy adecuado para las mujeres que sufren de complejos sobre su figura. Tumbado sobre la espalda bajo el cuerpo de su marido, ella no puede pensar que se puede ver a su celulitis del vientre o el pecho inelástica colgando — en esta posición la cifra parece la más ventajosa.

Posición del misionero recomienda el uso de las parejas que desean concebir. En esta posición, la mujer es más fácil quedar embarazada

Hacer el amor

Postura Misionero — una de las pocas opciones para hacer el amor, si un hombre tiene mucho cuerpo que trae dolor y el malestar de la mujer. Si no empuja el y conecte las piernas, él puede controlar la penetración y también divertirse en esta posición no se sintió el dolor. Si, por el contrario, una mujer no está recibiendo suficiente sensaciones vivos, la versión de dicha posición en la que se apoya pies en el pecho del hombre, permitirá una penetración más profunda.

Esta posición le permite tener sexo casi invisible y silenciosamente, muchas parejas están practicando, cuando hay un riesgo de ser atrapados

Desventajas posición del misionero

En la posición del misionero, como cualquier otro, hay un lado positivo y negativo. No es necesario utilizar siempre esta postura al hacer el amor es la diversidad muy importante. Pero si ambos socios disfrutan del sexo en el misionero, no hay nada malo en ello, a pesar de las críticas de las feministas que sostienen que la forma en que un hombre muestra su superioridad.

De hecho, el hecho de que un hombre durante el control de las relaciones de la situación, no significa que se suprime o degrada a una mujer — por el contrario, se le da más libertad y agradable.

Share →